Johanna Rambla nos explica cómo es Shoshana

Publicado por el 23/07/2019

 

Shoshana o, Johanna Rambla, es una fotógrafa argentina que retrata personas porque es lo que ama hacer. Después de haber estudiado Bellas Artes y de haberse graduado en fotografía en la ciudad que la vio nacer y crecer, Buenos Aires, no ha parado de captar la esencia de las personas con su fotografía.

Hemos hablado con ella para conocer un poco más de su trabajo y para que nos explicase cómo trabaja y por qué sus fotos transmiten tanta paz e intimidad.

Su primer contacto con la cámara fue casi casualidad: durante un viaje, su padre le dejó una cámara con un diskette como tarjeta de memoria y se dedicó a sacar retratos de sus amigos. Después de ver las fotos se empezó a dar cuenta de que cada una tenía una mirada propia que contaba un momento y decidió que eso le gustaba mucho.

 

 

 

Empezó a llevarse la cámara cuando iba a tomar mate a la plaza con sus amigos y, desde ese momento hasta ahora, no ha parado de retratar a gente. Después viajó por el mundo retratando a gente gracias a ser fotógrafa de un crucero, siempre con algún proyecto de freelance de por medio.

Si echamos un ojo a sus proyectos podemos encontrar un nivel de intimidad y de confianza con las personas que no es fácil de encontrar. Antes de las sesiones siempre habla con las personas que va a retratar para encontrar lo mínimo indispensable para generar confianza y establecer una conexión. Así, siempre se acuerda de qué estaba pensando cuando sacó la foto, qué había hablado antes y también qué quería transmitir con cada disparo.

 

 

Ella misma, haciendo introspección en sus proyectos, se dio cuenta de que hace 12 años empezó a retratar temas de género sin querer, a hablar de temas muy íntimos e importantes de forma espontánea, explicando a través de sus fotografías historias profundas y conmovedoras que le contaban las personas. Después de todos estos años, sigue siendo el alma de su trabajo.

Al darse cuenta de esto, volvió a Buenos Aires a trabajar en casa; 10 horas al día sin descansar y en soledad y silencio. Después de 5 meses decidió tomar la oportunidad que le daba una ciudad abierta y cultural como Buenos Aires para sacar a la luz Shoshana Retrata. Se dijo a sí misma: “Voy a retratar personas. Es lo que me gusta y es lo que voy a hacer”.

 

 

Complementario a este proyecto, sigue teniendo proyectos paralelos como ‘Autorretratos a través de otros’ una serie en la que fotografía personas y aparecen sus manos interactuando con ellas, expresando y celebrando los vínculos humanos.

Shoshana sigue trabajando cada día y poniéndose a prueba con nuevos problemas, viajando y expandiendo sus fronteras, conociendo a personas y escuchándolas para contar sus historias a través de su cámara, como hizo por primera vez con la cámara de diskette de su padre.

 

Sé el primero en comentar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra mailing list

"La comprensión es una calle de doble sentido"

Eleanor Roosevelt

Suscríbete a nuestra mailing list